Dentro de la selva de Huánuco existe un atractivo turístico misterioso y que ha despertado la curiosidad de varios extranjeros por su origen. Hablamos del Mayantuyacu, un río hirviente en medio de la selva.

El Mayantuyacu tiene una extensión de 6 kilómetros, por los que hay varios puntos que llamarán tu atención. Incluso una catarata digna de cualquier fotografía por el humo, las piedras y la flora de la zona.

Aún no se conoce una explicación de lo que pasa en estas aguas. Según el geólogo Andrés Ruzo, becado de National Geographic, el calor proviene de un sistema hidrotérmico que procede de los glaciares de los Andes y se filtra por la tierra. Ruzo realizó hace unos años una conferencia TED explicando su teoría del Mayatuyacu.

¿Cómo llegar? La vía más accesible para llegar es desde Pucallpa (Ucayali). Desde esta ciudad puedes tomar buses o colectivos a Campo Verde y luego tomar otro vehículo a Codo del Honoria (distrito donde se encuentra el destino).

Desde el puerto fluvial de Honoria debes tomar un bote que en 15 minutos te deja en la entrada, solo te falta caminar. Solo el recorrido en toda una travesía. Una vez que notes el vapor, tus ojos irán llenándose de un paraíso único.

Sin embargo, hay cosas que debes tener en cuenta para no pasar un mal momento: Lleva zapatillas antideslizantes (caerse en aguas calientes no es lo mejor), consigue un guía de manera obligatoria, usar ropa fresca, llevar repelente y bloqueador y no transitar en territorio donde viven las comunidades indígenas.

El río se encuentra entre 50 a 100 grados centígrados, tan solo el vapor puede llegar a quemarte, por lo que el guía es obligatorio, ya que te llevará a los lugares permitidos. Hay quienes acuden a este lugar con chamanes para curar sus enfermedades o realizar un ceremonia de Ayahuasca.